Efusiones Pleurales y Pericardiales

Efusiones Pleurales y Pericardiales

¿Qué es la efusión pleural, efusión pericardial y hidrops no inmunes?

La recolección anormal de fluido dentro de dos o más compartimientos en el feto, es llamada “Hidrops”. Si la acumulación de fluido no es debido a una incompatibilidad inmunológica entre la madre y el feto, la condición es llamada “hidrops fetalis no-inmune” o HFNI. Las causas de HFNI son numerosas, e incluyen infecciones, cromosómicas, genéticas, hemodinámica, neoplástica, anatómica y otros.

La acumulación de fluido en el pecho fetal puede ocurrir dentro del espacio pleural (el espacio entre los pulmones y la pared del pecho) o dentro del saco que rodea el corazón (pericardio). La primera es llamada “Efusiones Pleurales” y la segunda “Efusiones Pericardiales”. Cualquiera de estas condiciones puede ser aislada o como parte de un fenómeno generalizado mayor, tal y como el Hidrops Fetalis No Inmune (HFNI). Las efusiones cardiales y pericardiales, pueden estar presentes en aproximadamente 10% de los fetos con HFNI.

¿Cuáles son las consecuencias de las efusiones pleurales o pericardiales?

The accumulation of fluid within the chest, whether from pleural effusions or a pericardial effusion, is particularly significant because the fluid collection may compress the lungs and prevent them from developing normally (pulmonary hypoplasia). The risk pleural or pericardial effusions resulting in pulmonary hypoplasia will depend both on the size of the effusions (or how much the lungs are constricted), the gestational age at which they develop, and the duration of the effusions. The earlier the gestational age, the larger the effusion and the more prolonged the effusions are, the more likely the fetus will develop pulmonary hypoplasia. Pulmonary hypoplasia may result in neonatal death, if the baby cannot be adequately oxygenated.

La acumulación de fluido dentro del pecho, sea de efusiones pleurales o efusiones pericardiales, es particularmente significativa, porque la recolección de fluido puede comprimir los pulmones y evitar que se desarrollen normalmente (hipoplasia pulmonar). El riesgo, de efusiones pleurales y pericardiales resultando en hipoplasia pulmonar dependerá tanto del tamaño de las efusiones (o cuán constreñidos están los pulmones), la edad gestacional a la cual ellos se desarrollan y la duración de las efusiones. La edad gestacional temprana, mientras más grande y más prolongados sean las efusiones, mayor será la probabilidad que el feto desarrolle hipoplasia pulmonar. La hipoplasia pulmonar puede resultar en muerte neonatal, si el bebé no puede estar oxigenado adecuadamente.

¿Cómo son diagnositicadas las efusiones pleurales y pericardiales?

El diagnóstico de las efusiones pleurales y pericardiales puede ser hecha con ultrasonido. En las efusiones pleurales, los pulmones están comprimidos hacia la línea del medio por el fluido dentro del espacio pleural. La efusión puede ser de un lado o de los dos lados. En las efusiones pericardiales, los dos pulmones están comprimidos hacia la parte de atrás del pecho. En cualquier caso, el tamaño de la efusión puede ser monitoreada midiendo la distancia entre la pared del pecho y la superficie del pulmón (en efusiones pleurales) o la superficie cardíaca (efusiones pericardiales) sobre una sección transversal del pecho. El tamaño de los pulmones puede ser estimado usando un marcador independiente de edad gestacional de ultrasonido. (El (Índice Cuantitativo de Pulmón o ICP) desarrollado por el Dr. Quintero y sus asociados.

¿Cómo son evaluadas las pacientes con efusiones pleurales o pericardiales?.

A las pacientes con efusiones pleurales o pericardiales les es ofrecido un trabajo completo, que incluye pruebas de suero materno para evidenciar una causa infecciosa y descartar la presencia de anormalidades congénitas. Los estudios de Doppler Fetal, son también realizados para descartar causa hemodinámica o la posibilidad de anemia fetal. Un ecocardiograma fetal, esta indicado para descartar la presencia de enfermedad cardíaca congénita o función cardíaca anormal. Una amniocentesis (obteniendo con una aguja delgada y bajo la guía de ultrasonido el fluido amniótico de la bolsa de aguas) puede ser también utilizada para chequear causas cromosómicas y otras causas genéticas y para descartar una infección fetal más directamente. A pesar del trabajo extenso, la causa real de las efusiones podría no ser determinarse en un significativo número de pacientes.

¿Las efusiones pleurales y pericardiales pueden ser tratadas prenatalmente?.

Si el proceso es negativo, a los fetos con efusiones pleurales y pericardiales se les puede ofrecer el tratamiento prenatal en la forma de una derivación toraco-amniótica. Esto involucra la colocación de una derivación (catéter plástico) entre la recolección de fluido y la piel de afuera del pecho. Como la presión dentro del pecho fetal es mayor que la presión en la cavidad amniótica, el fluido se drena fuera del feto. El procedimiento es realizado bajo la guía del ultrasonido. Suele estar presente un fluido color tostado el cual en el caso de efusiones pleurales puede representar drenaje anormal de linfa con expansión simultánea del pulmón fetal. La falta de expansión pulmonar después de la colocación de una derivación puede estar asociada con un pobre pronóstico. La derivación toraco-amniótica puede desalojarse, sea dentro del feto o afuera, dentro de la cavidad amniótica. En estos casos, dependiendo de los parámetros arriba mencionados, la repetición del procedimiento puede estar indicada, si el manejo expectante o el alumbramiento no son las mejores opciones.

© 2018 The Fetal Institute. All rights reserved. / Web Design & Development by Web Designer Express