Trombocitopenia aloinmune

Trombocitopenia Aloinmune

 La Trombocitopenia aloinmune fetal y neonatal (NAIT o FNAIT),  ocurre en aproximadamente 1:1.000 a 1:10.000 nacimientos. La enfermedad resulta de la presencia de anticuerpos maternos contra antígenos de plaquetas paternas (Antígeno Placentario Humano, HPA-1a).

La madre es homocigótica de HPA 1b. Aproximadamente el 98% de la población es positiva respecto del antígeno HPA-1a, y solo el 2% es homocigoto HPA 1-b/1b.

Los anticuerpos atraviesan la placenta y causan una variedad de grados de trombocitopenia fetal y neonatal.

En contraste con la isoinmunización Rh, en la cual el primer embarazo no es típicamente afectado, la FNAIT puede afectar el primer embarazo.

En pacientes sin historia de FNAIT, el diagnóstico no se sospecha,  debido a que la madre es asintomática salvo que el ultrasonido muestre evidencia de hemorragia fetal.

La hemorragia intracraneal, puede ocurrir con niveles de plaquetas de 10.000 a 20.000 microl.

Si un embarazo previo fue afectado (por esta patología), el riesgo de recurrencia es del orden del 80% aproximadamente en embarazos subsecuentes.

Sin embargo, los embarazos subsecuentes no necesariamente serán afectados mayormente, a excepción de si el embarazo previo haya sido asociado con hemorragia intracraneal. En esos pacientes, el riesgo de recurrencia es mayor y a una edad gestacional temprana. El riesgo en general de la hemorragia intracraneal es aproximadamente de 10 a 20% con 75% de casos ocurriendo prenatalmente.   

La trombocitopenia aloinmune,  es sospechada usualmente,  si el niño anterior nació con un muy bajo conteo de plaquetas (Trombocitopenia), hematomas, sangrando por varios sitios, o una hemorragia intracraneal. Los test sofisticados, prueban usando sangre tanto de la madre como del padre, deben ser hechos en laboratorios especializados para confirmar el diagnóstico.

El manejo prenatal de pacientes de riesgo por FNAIT, incluye determinar la incompatibilidad del antígeno de plaqueta,  entre la madre y el padre del bebé. El genotipo de plaqueta fetal se puede hacer por la vía del muestreo de vellosidades corióicas o amniocentésis. La prueba no invasiva de célula libre de ADN permite evaluar el genotipo fetal de plaquetas y es probable que reemplace las pruebas invasivas.

Si el feto está en riesgo, los protocolos médicos especiales incluyen inmunoglobulina intravenosa (IVIG) semanalmente y los esteroides han sido exitosos en el subir el conteo de plaquetas neonatal, comparado con el niño anterior de la misma madre.

 

 

© 2018 The Fetal Institute. All rights reserved. / Web Design & Development by Web Designer Express